Algunas copas nunca cambian



Cuantas veces el cause de nuestra garganta teñira su caudal color carmesi, antes que veamos salir el sol desde el horizonte?
Retratamos en nuestros rostros repletos de madrugadas sin sol la desesperanza de quienes ya no tienen donde volver y siguen volviendo a los lugares comunes de su memoria en busca de un segundo de felicidad que la luz del dia transforma fieramente en la causa de su mal.
La noche no es solo oscuridad, a veces da luz a quienes temen la crueldad del sol.
Las sombras de un viejo bar pueden metamofosear a cualquier amargo sabor en nectar divino.
La magia comienza cuando el sol no vigila lo que solemos verter en nuestras copas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Horacio me sacó de sus páginas amigas. Les dejo mi blog que ya no actualizo por si quieren pasar:

www.nosabeperocontesta.wordpress.com

Vic

Zero dijo...

mmm... eh... claro, porque hay taaaaaanta gente que pasa por este blog que todo el mundo va a pasar ahora por el tuyo, te haces la victima y me provocas! que esperas? que me ponga a bardearte a vos donde todo el mundo pueda leerlo?(nadie lee mi blog y menos los comentarios, pero esta la posibilidad).
Me dijiste: no seas cruel, pero me incitas! no seas kamikaze, si? si queres arreglar algo esta no es la forma, y si no queres arreglar nada, hace como yo y no busques nada.

Anónimo dijo...

dónde quedó el humor!!!?

era un chiste, mil perdones si te ofendí.

ViC

el winco verbal dijo...

esa última frase me dio en el pecho. Me acuerdo cuando vos y el negro Guille me acompañaron a la parada del colectivo a la salida del ojo. No era que estaba borracha, estaba enojada porque ya era de mañana.
Besos.

sebastian camargo dijo...

lindo recuerdo del color carmesi y los exceso que me dieron algo de sabiduria y " un beso frio en el higado", como diria casas. sigo elevando alto la copa por la noche y por todos los que ven aun la luz que hay en ella. jueves en dorian????